Normalmente, cuando oímos hablar sobre infecciones dentales, no somos conscientes de que estas pueden afectar a nuestra sonrisa convirtiéndose en problemas bucales si no se tratan a tiempo y de forma adecuada. Por ello, queremos dedicar este Post a detallar cuáles son las infecciones bucodentales más extendidas entre la población y cómo prevenirlas.

La caries dental: es la infección dental más extendida en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), podemos considerarla una pandemia. La caries está causada por un conjunto de agentes bacterianos que se alojan en la cavidad bucal, fomentados por los restos de alimentos que se acumulan en la dentición. Con el paso del tiempo, el ácido comienza a erosionar el esmalte y dañar la pieza dental.

Para tratar de evitar este problema bucodental es necesario llevar a cabo una correcta higiene oral diaria, utilizando no solamente el cepillo dental, sino también el colutorio y la seda, elementos que nos ayudan a limpiar en profundidad los espacios interdentales.

Pulpitis:  esta enfermedad deriva de una inflamación de la pulpa que se aloja en el diente. Suele aparecer cuando una caries se convierte en profunda y alcanza esta zona de la pieza dental. Sus síntomas son un dolor especialmente agudo al ingerir un alimento o líquido muy frío.

Periodontitis: se genera cuando la gingivitis no ha sido tratada. Es una enfermedad propia de las encías que se produce cuando el hueso maxilar se erosiona, afectando al ligamento periodontal y despegándose del diente. Se manifiesta con el enrojecimiento y la hinchazón del tejido gingival. Es importante que, si eres propenso a tener problemas en las encías, utilices una protección mayor para las mismas, con dentífricos o colutorios específicos.

Absceso dental: es una de las infecciones más dolorosas que se puede padecer. Aunque su origen se sitúa en la base del diente, lo cierto es que las bacterias se expanden a gran velocidad, causando una gran inflamación y un dolor agudo. Se conoce con el nombre de flemón. Esta patología también puede producirse debido a un traumatismo dental, por lo que es fundamental proteger nuestra dentición con un protector bucal si practicamos deportes de contacto.

Como puedes comprobar, la mayoría de las infecciones orales tienen un fuerte vínculo con una higiene bucodental descuidada. Tómate en serio esta cuestión y visita, al menos, una vez al año a tu dentista para no desarrollar estas patologías orales.